Proyectos AREA Q

AHORA TIEMPO

Escrito por proyectos 20-01-2006 en General. Comentarios (0)

Organiza tus cosas
y ahorra tiempo!
   
 

¿Está tu escritorio en orden como para encontrar cualquier cosa en cuestión de segundos? ¿O tienes todo apílado y en desorden como si un ladrón hubiera buscado cosas valiosas en tu escritorio? Desgraciadamente cuando vemos un escritorio desordenado y con documentos apilados por doquier, asociamos esta imagen con la de un ejecutivo productivo, efectivo y eficiente y eso no es cierto.

Lo que el orden puede hacer por ti y por tu tiempo no te lo puedes imaginar hasta que lo haces y te das cuenta de lo fácil que es trabajar, buscar documentos, tomar decisiones y de verdad ser productivo y eficiente.

Cuantas veces a punto de comenzar una junta importante, buscas un documento donde tienes la información que necesitas y no sabes en dónde lo pusiste. Creo que la pregunta clave para saber si eres una persona organizada sería ¿Cuánto tiempo pasas buscando cosas que no sabes donde las dejaste?

Si quieres estar al día en tu vida, hacer más dinero y organizarte de vez en cuando para comer con tu esposa o con tu familia entre semana sigue estos 9 pasos que te ayudarán a organizarte

1.Planea una cita contigo mismo.
Escríbela en tu agenda y cúmplela!.

2.Sin interrupciones.
Conecta la grabadora del teléfono y no lo levantes!.
Cierra la puerta puerta de tu oficina (o si estás en tu
hogar la de la habitación que utilices). Avisa a tu
secretaria (o a la familia) que no deseas que te
interrumpan.

3.Ten a la mano un basurero.

El sesenta por ciento de lo que encuentres en tu
escritorio generalmente se puede tirar después de
revisarlo. Sólo quédate con lo estrictamente
necesario. Y no caigas en latentación del "lo puedo
necesitar".

4.Contesta estas tres preguntas.

Con cada papel o documento que revises hazte
estas tres preguntas:
¿Qué es esto?
¿Porqué lo tengo?
¿Qué voy a hacer con esto?
Si no consigues una respuesta válida, TÏRALO!

5.Archiva tus papeles.
Crea tus carpetas para archivar correctamente tus
documentosy etiquétalas para encontrarlas
fácilmente. Los aparatos que existen actualmente
para etiquetar son maravillosos, cómprate uno!

6.Haz una lista de tus pendientes.
Escribe tus pendientes en una hoja tamaño carta, o
si cuentas con una palm, o en la computadora,
donde más te guste, pero que la tengas a la mano
para estarla revisando continuamente.

7.Mantén el orden.
Todos los días cuida que tu escritorio se mantenga
en orden. Solamente ten a la mano los documentos
de la actividad que estés realizando, cuando
acabes, guarda y ordena antes de comenzar otro
asunto. Al no mezclar muchos asuntos permites
que tu mente se enfoque en el que estás
atendiendo.

8.Dedica un espacio para tus pendientes.
Coloca ahí todos los documentos del día que van
llegando y que debes resolver hasta que los puedas
revisar o atender.

9.Revisa tu lista de pendientes diario.
Al comenzar o terminar el día, revisa la lista y
organiza en tu agenda lo que vayas a realizar.

Con estas sencillas reglas lograrás no sólo poder ahorrar hasta una hora al día, y en algunos casos hasta más, sino que serás más productivo, tu mente estará despejada y tus decisiones serán más acertadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El arte de delegar

Escrito por proyectos 20-01-2006 en General. Comentarios (0)

El arte de delegar
 

Delegar es más que solamente transferir trabajo. Significa involucrar a otros en la responsabilidad de los resultados, darle a alguien más la libertad para tomar decisiones de cómo lograr alcanzar esos resultados. Significa soltar.

Conozco a alguien que solía traer trabajo a casa al terminar su horario. Y cada noche después de cenar con su familia, se iba a un rincón y trabajaba por varias horas más. Una vez, su hija de seis años le preguntó a su mamá, "¿Porqué papá se va a ese rincón todos los días después de cenar?" La mamá le explicó que papá tenía mucho trabajo que hacer, y que no le había sido posible terminar durante el día. La hija replicó, " ¿Entonces porqué no ponen a papá en una clase con los lentos?" Cuando su esposa le contó lo que la niña había dicho, la realidad lo sacudió y decidió que a partir de ese momento no traería más trabajo a casa. La única forma en la que podría lograr hacer todo el trabajo dentro de su horario normal de oficina, era delegar parte de ello a otros. Según fue aprendiendo a delegar, sus habilidades como ejecutivo mejoraron dramáticamente y posteriormente fue ascendido en la compañía.

Revisemos algunos consejos para delegar eficazmente:

1. Selecciona a la persona adecuada para el trabajo. Para elegir al indicado hay dos razones: el individuo es el mejor calificado y puede lograr los mejores resultados. O el individuo será el más beneficiado aprendiendo de esta experiencia al tomar el trabajo. El proyecto contribuirá a su experiencia y desarrollo, lo cual aprovechará la empresa más adelante.

2. Dále información suficiente. Presenta una perspectiva global de lo que pretendes, para que la persona a quien vas a delegar el trabajo, pueda visualizar como es que el trabajo encaja dentro de toda la operación. No atesores información para ti. Determina en qué forma se sabrá que habrán obtenido éxito para que el nuevo responsable tenga una idea clara de lo que quieres lograr. Señala el ganar-ganar. Qué hay para esta persona en este proyecto. "Darte a ti esta responsabilidad me dará más tiempo a mí para enfocarlo en XYZ, y tu tendrás la oportunidad de aprender más sobre lo que está sucediendo afuera de nuestro departamento, lo que te pondrá en una mejor situación para esa promoción que deseas.

3. Delega el trabajo completo a una persona y dale toda la responsabilidad. Esto elevará el interés del individuo en el proyecto y le dará un sentido más profundo de logro y satisfacción cuando la tarea se haya completado. Sin embargo, la responsabilidad última recae en ti. Cuando delegas algo a alguien, asegúrate de que otros sepan que tú has dado la responsabilidad y autoridad a ese individuo, y de que están en libertad de trabajar y conseguir los resultados. Un director de cierta compañía, lleva a sus juntas pequeñas tarjetas de futbol plastificadas en las que escribe el nombre del proyecto que va a delegar y le entrega "la bola" al que será el responsable diciéndole: "Tú eres el responsable de este proyecto, no lo dejes caer" Una forma dramática de hacerle saber a esa persona y a todos los presentes en la junta que a él/ella se le ha dado esta responsabilidad, autoridad y posesión del proyecto.

4. Enfócate en los resultados, no en el proceso.
Delega responsabilidad, no trabajo. Muchos Gerentes o directores confunden delegar responsabilidades con quitarse trabajo de encima y dárselo a otros. Cuando le asignes un proyecto a alguien, permítele la libertad de ejercitar algo su iniciativa. Enfócate en lo que tú quieres, no en cómo hacerlo. Deja que él o ella desarrolle la metodología de cómo alcanzar la meta.Hay algunas excepciones a este respecto. Por ejemplo, si trabajas en una industria que requiere de un estricto control sobre ciertos procesos y procedimientos, que deben ser respetados, entonces el "cómo" será importante.

5. Delega a través del dialogo. No hables tu todo el tiempo, y no lo hagas en el pasillo. Delega en un ambiente que te permita hacer una explicación completa del proyecto. Minimiza las interrupciones y permite tiempo de sobra para el dialogo. Involucra a la persona en la discusión y fomenta sus comentarios y sugerencias. En lugar de preguntar: ¿Entiendes lo que quiero decir?, pregunta cosas como, "¿tienes algunas ideas sobre cómo vas a proceder? Con esto obtendrás más información de si lo que pediste fue comprendido.

6. Establece tiempos límite basados en la responsabilidad. No dejes las fechas en las que debe ser completado el trabajo inciertas o sin límite. No digas, ¿puedes darme esto lo más pronto posible? O, por favor haz esto cuando te sea posible" Sé específico acerca del momento en el que quieres que el trabajo sea completado. "Confío en que te harás totalmente responsable de que esto se haga. Si tienes cualquier problema o necesitas ayuda, sabes como encontrarme. ¿Ves algún problema en terminar esto para el 31 de mayo?

7. Establece fechas para revisión. Si no revisas el progreso del proyecto, entonces no habrás delegado el trabajo sino que ¡lo habrás botado! Lleva una bitácora que te ayude a revisar cada trabajo que hayas delegado. Pídele al responsable que reporte el progreso de la tarea en las fechas que ambos negociaron.

8. Ofrece retroalimentación positiva y constructiva.
No te enfoques en lo que está mal, sino más bien en lo que se puede hacer para lograrlo mejor. "Parece que hay un problema aquí. ¿Qué es lo que necesitas hacer para encaminarte de nuevo?

9. Provee los recursos necesarios. Aclara si el trabajo involucra a más personas o recursos que se necesiten para completar el trabajo. "Habla con Pedro del departamento de contabilidad. Susana en compras te puede conseguir las formas que necesites".

10. Ofrece guía y consejo sin interferir. Señala los obstáculos con que se pueden encontrar. "Jaime en compras nunca revisa sus correos electrónicos, así que es mejor llamarlo por teléfono para cualquier urgencia. Es posible que necesites empujar a Ricardo en mercadotecnia para mantener el proyecto en camino"

11. Establece los parámetros, condiciones y términos antes de delegar. No impongas controles después de que has delegado algo. Manifiéstalos inmediatamente.

12. No les permitas que te deleguen de regreso el trabajo. Si alguien te trae un problema puedes escuchar sin asumir responsabilidad para resolver el problema. La persona puede detenerte en el pasillo para preguntarte qué es lo que piensas. Voltéale la pregunta con un ¿qué piensas tú? O si la persona te pide que si es posible postergar la fecha límite una semana más. Nuevamente regrésala diciendo ¿Es posible? ¿Nos ayudará eso a alcanzar nuestra meta? O puedes hacer preguntas como: ¿Qué recomendaciones tienes para manejar la situación? ¿Cuáles son las alternativas? ¿Cuál acción debemos tomar? En otras palabras, no lo rescates. En tu dialogo, mantén el enfoque en esta persona y no permitas que te regresen la responsabilidad.

13. Provee respaldo y apoyo cuando sea necesario. Hay una diferencia entre apoyar y rescatar. Si algo no va bien, apóyalo discretamente como hacer una llamada telefónica a alguien involucrado que no está cooperando. Déjales saber que no tienen que luchar sus batallas sólos.

14. Dale todo el crédito y reconocimiento a la persona que complete el trabajo. No te quedes tú con el crédito. Y si el responsable no logró el cometido asume tú la responsabilidad. Si la persona no ha desarrollado completamente sus habilidades como para completar el trabajo, tú como ejecutivo a cargo puedes asumir la responsabilidad de ello. Aprende de la experiencia para que puedas delegar más eficazmente la próxima vez.

Autora del texto: Kathy Paauw asesor personal y consultor en organización y productividad, traducido por Maca Hernández.

OrganízateYa!
www.organizateya.com
correo@organizateya.com
México D: F.
Tel: 5425-0735

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aprovecha bien tu tiempo cada día

Escrito por proyectos 20-01-2006 en General. Comentarios (0)

Aprovecha bien tu tiempo
cada día

 
No nos damos cuenta pero hay muchos momentos del día que los desperdiciamos o no los utilizamos en su máximo potencial. Debemos averiguar cuáles son las horas más productivas para cada uno de nosotros. Si eres una persona que funciona más productivamente entre las 12 y 3 de la tarde, organízate para que le dediques esas horas a las cosas más importantes. Asuntos que requieran más concentración o que sencillamente sea de más relevancia para ti desarrollarlos en los mejores momentos de tu creatividad y concentración.

Igualmente puedes averiguar cuál es el horario en el que peor rendimiento tienes para dedicar en esos ratos las actividades rutinarias como lo es organizar o archivar documentos que no requiere de mucha concentración ni brillantez.

Cuando tenemos el cuidado de colocar nuestras actividades de cada día de acuerdo a nuestro rendimiento, nuestra productividad es mayor y damos lo mejor de nosotros mismos cuando así lo requerimos, porque nos encontramos en un momento de máximo rendimiento y aún en los momentos en los que no estamos rindiendo bien estaremos solucionando cosas aunque más triviales o rutinarias.

También puedes aprovechar tu tiempo sacándole el mejor partido si aprovechas los momentos de espera entre un asunto y otro, cuando te cancelan una junta o comida, mientras te entregan unos datos, etc. Si llevas contigo la lista de proyectos que tienes activos y con el desglose de sus tareas pendientes, podrás recurrir a ella en cualquier momento de tu día e ir solucionando poco a poco, cosas de dicho proyecto.

Esa es la forma de ir alcanzando nuestras metas. Siempre decimos "no tengo tiempo" pero la verdad es que no lo estamos organizando para sacarle su máximo rendimiento a cada día de nuestra vida.

Si todos los días llevas a cabo alguna tarea aunque sea pequeña, de algún proyecto que tienes pendiente, además de tu trabajo del día, llegará un momento en el que verás realizado ese proyecto. Si continúas diciendo que no tienes tiempo y desaprovechando tus espacios potenciales, nunca vas a lograr nada aparte de ir solucionando tu trabajo normal.

Puedes también proponerte desarrollar algún proyecto que sea beneficioso para la empresa, aunque no te lo hayan encomendado. Si tienes los conocimientos, la experiencia y preparación necesarios además de la idea, podrás presentarlo una vez que lo hayas completado. Es en este caso en el que los ratos libres o de espera, te pueden ayudar a ir logrando esta meta.

Hay otra forma de hacer más productivo nuestro día y esta es la de organizar tu agenda para que ciertas actividades las realices en determinados momentos del día en los que debido a las circunstancias, te encontrarás en mejor situación de resolver. Momentos en los que sabes que no tendrás distracciones alrededor, o cuando muchos compañeros de trabajo se encontrarán en una junta, cuando tu jefe no se encuentre en la oficina, en fin, que tu puedes saber cuáles momentos puedes aprovechar para ciertas actividades e ir cumpliendo en tus pendientes.
Si te mantienes organizado y con tus metas al alcance en todo momento, podrás consultarlas continuamente e ir llevando a cabo tareas de todas tus metas y proyectos. Así lograrás ir encaminándolas todas y llegará el día en el que vayas viendo el logro de tus objetivos con éxito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL MAPA ES EL TERRITORIO

Escrito por proyectos 20-01-2006 en General. Comentarios (0)

El Mapa no es
el territorio
 
 

Cada uno de nosotros creamos un diferente mapa de la realidad que es único, nadie más puede representar las cosas a tu manera. Se podrá parecer y podrás estar de acuerdo en muchas cosas con otras personas, pero nunca tu representación será igual a la de nadie más en el mundo.

Un ejemplo muy claro de esto lo tenemos cuando hay un accidente y se le pide a los testigos que relaten lo sucedido. Ninguna historia es igual a la otra, porque cada uno representa la realidad de ese momento a su manera.

Nuestro cerebro recibe tanta información cada segundo de nuestras vidas que se ve obligado a "filtrarla". Esto quiere decir que de todas las cosas que ve, escucha, siente, percibe y prueba, solamente se queda con cierta parte de esa información y es la que almacena. Sería una locura si nuestro cerebro guardara absolutamente toda la información que le llega. Y todos filtramos la información de manera diferente. Yo quito unas cosas, tu quitas otras. Por eso es que a veces discutimos con alguien más tratando de que el otro vea las cosas como yo las veo, y eso no va a pasar, sencillamente no es posible.

Cada uno construimos nuestro mapa según crecemos. Y es en este mapa en donde algunos pueden suprimir ciertos sentimientos o aspectos de si mismos, porque en algún momento de su vida no fue bueno que lo expresaran. Y creces con esa marca en tu mapa que en muchas ocasiones de mayores se puede convertir en un problema.

Ya como adulto puedes encontrar que ciertos aspectos de tu mapa sobre la realidad no funcionan tan bien como funcionaron cuando eras un niño y tu situación era diferente. La inhabilidad de expresar ciertos sentimientos, por ejemplo, te puede impedir intimar con otros y te puede impedir ser feliz.

Así que para lidiar con el problema, empiezas a hacer algo de trabajo personal para tu desarrollo. Ya sea asistir a una terapia o tomar algún curso como de autoestima o de Programación Neurolinguística, para romper con esa parte de tu mapa que no está funcionando bien, y hacer los ajustes necesarios para representar esa parte de tu realidad en una nueva forma que te permita crecer y lograr lo que te propones.

Conscientemente, al leer todo esto, puedes decir "Sí, yo quiero ese cambio", pero una parte de ti, en el nivel inconsciente, dice "¿Qué? ¿Estas bromeando? ¿Cambiar eso? ¡De ninguna manera! Esto es lo que me ha mantenido a salvo todos estos años." De manera que te mantienes en ese comportamiento y te resistes al cambio, por lo menos en el nivel inconsciente y muchas veces también en el consciente.

Por eso es que cuando haces algo de trabajo mental para mejorar y hacer cambios, te sientes mal al principio, porque "te están moviendo el tapete", y de pronto pierdes el control de muchas cosas en tu vida. Tienes enojo, depresión, ansiedad, dolores de cabeza, el cuello tenso y muchos más síntomas. Hasta que tu cerebro, si eres lo suficientemente persistente, comienza a comprender los cambios que deseas hacer en tu mapa de la realidad. Cuando las cosas se empiezan a aclarar y el orden viene a suplir al caos, es que ya estás del otro lado. Ya has pasado la prueba, ya llegaste al otro lado del puente.

Y ahí viene la recomendación obligada para el caso, la de que debes resistir la tormenta y continuar hasta llegar al otro lado. Mucha gente cuando se sienten mal, dejan de intentarlo argumentando que sea lo que sea que están intentando para lograr cambios, no está funcionando.

Quiero aclarar una cosa, todos estos malestares que sientes cuando estás en vías de lograr un cambio, no son otra cosa que la resistencia precisamente a eso, a cambiar. Si logramos relajarnos y permitir que las cosas sucedan sería mucho más fácil y no nos sentiríamos tan mal.

Todo será más fácil cuando aprendas que las cosas pasan con o sin tu consentimiento. Y si es así, es inútil el resistirse, ya que de todas formas va a pasar. Y que las personas son como son y que tú no las puedes cambiar, a la única persona que puedes cambiar en este mundo es a ti mismo. Lo curioso del caso es que cuando aceptas esto como un hecho, acabas con la resistencia, te empiezas a concentrar en ti mismo, en tu desarrollo personal y como ya aceptaste el hecho de que todos somos diferentes y de que no puedes cambiar a nadie aún cuando veas que está dirigiéndose hacia un barranco, tus relaciones con todos los que te rodean, mejoran. De pronto sin comprenderlo, te llevas bien con todos, te pones en los zapatos del otro y comienzas a comprender su situación, su enojo y hasta su agresión sin alterarte.

Por lo tanto, la conclusión es que la única y verdadera solución es lidiar con la resistencia al cambio para que des el brinco y pases al otro nivel de comportamiento. ¿Y cómo puedes dejar de resistirte al cambio? Algunas veces no es fácil. Para empezar mucho de ello es inconsciente y por lo mismo fuera del alcance del control de tu mente. De hecho, y toma nota por favor, es precisamente el "control" el problema. Es cuando dejas de tratar de controlar la situación y sueltas, cuando la resistencia se esfuma. Ese es el secreto, dejar de controlar la situación y soltar.

Cuando entras en la etapa crítica del cambio, lo primero que tienes que hacer es aceptar que te estás resistiendo y te das cuenta de esto cuando sientes incomodidad. Incomodidad es igual a resistencia, siempre.

Cuando sientas incomodidad, nótalo conscientemente. "Me estoy sintiendo _________, debo estar resitiéndome al cambio". Luego obsérvate a ti mismo. Toma nota de cómo sientes tu cuerpo, nota tus pensamientos, tus emociones. Solamente observa, como un testigo que no tiene nada que ver contigo, todo lo que te pasa. Percibe todo con curiosidad. Acepta que todo lo que está sucediendo está bien y sólo observa. Si tratas de esta manera a todas las subidas y bajadas que experimentarás durante el cambio, la mayoría de los malestares desaparecerá rápidamente. Aunque si te enfocas en que desaparezcan esto significará más resistencia y no desaparecerán.

Si has sido tenaz y lograste pasar ya la tormenta, notarás como el enojo, la ansiedad, la depresión, el miedo y todo lo demás se presentarán ahora ocasionalmente y con un mínimo de molestias. Y ahora cuando sientas estas pequeñas molestias sabrás que estás resistiéndote a algo en tu vida y podrás tomar cartas en el asunto relajándote y permitiendo el cambio. Es ahora que puedes lograr tus metas y comunicarte mejor con los demás. ¡Se siente uno tan bien! ¡Te lo recomiendo ampliamente!
Maca

Maca Hernandez
OrganízateYa!
correo@organizateya.com
Ciudad de México
5425-0735

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cómo Manejar tu agenda

Escrito por proyectos 20-01-2006 en General. Comentarios (4)

Cómo Manejar tu agenda 

Una agenda puede guardar para nosotros parte de la información que debemos tener a la mano, pero no necesariamente en la memoria. Ocupemos nuestra memoria para cosas más importantes. El mejor ayudante con el que puedes contar en el momento en el que tengas alguna actividad, proyecto o evento a desarrollar, es tu agenda.
Y los pasos que puedes seguir para aprender a organizar tu agenda son los siguientes:

1. Definir exactamente el proyecto que debes realizar, con lujo de detalles. Dibujar un
mapa mental puede ser lo más recomendable, para lograr una visión más clara del total del proyecto. (Utiliza el link que te llevará a una explicación breve de lo que es un mapa mental) ¿Qué necesitas hacer? ¿Cómo lo vas a hacer? ¿A quienes vas anreclutar y de quienes requerirás información?¿Qué cosas necesitas? Todo lo que tu proyecto necesita para llevarse a cabo en el momento planeado, absolutamente todo. mapas mentales

2. Desglósalo el proyecto en tareas pequeñas que puedan ser realizadas independientemente y que incluso puedas delegar de ser posible.

3. Ordénalas las tareas jerárquicamente y calcula los tiempos necesarios para cada una de ellas.

4. Anóta en tu agenda la primera tarea de tu lista y si para ella tienes calculados 3 días de
trabajo, por ejemplo, en el cuarto día anota la segunda tarea, y así sucesivamente.

5. Dedícate por entero, en los momentos que tengas destinados para este proyecto a la
tarea número uno de tu lista. Si logras terminarla antes de los días que tenías planeados, habrás ganado tiempo parab lo que sigue.

6. Calcula tus tiempos de manera que termines el proyecto antes del tiempo en el que es
requerido, para que puedas revisar calmadamente, si todo ha sido concluido como lo planeaste. En caso de alguna omisión o problema, tendrás todavía tiempo para solucionarlo.

7. No te adelantes con tu lista a menos que dentro de ella tengas planeado conseguir algo y se te presente la oportunidad de obtenerlo antes de tiempo, en tal caso no lo dejes pasar, soluciónalo de una vez!

8. En caso de poder delegar alguna de las tareas, ahorrarás tiempo en conseguir tu objetivo. Sigue el mismo orden de jerarquía de tu lista al delegar tareas.

9. Lleva tu agenda siempre contigo y apunta en ella todas las ideas que surjan, todo lo que
recuerdes que no habías anotado en tu planeación. Cuando vas manejando se te vienen
a la mente muchas cosas, yo te recomiendo que lleves siempre una grabadora de mensajes que te permitirá captar esa idea que le puedes añadir a tu proyecto, y llegando a tu oficina o al hogar, la anotarás en tu agenda y en tu lista.

10. Revisa contínuamente tu mapa mental y tu lista de tareas, para atacar todos los puntos hasta el último detalle.

Tu proyecto quedará tan completo y tú tan satisfecho que a partir de ese momento, estos serán los pasos que realizarás para cualquier actividad que debas desarrollar.

Si deseas que te enseñemos cómo hacerlo para sacarle el mayor provecho a tu agenda y lograr todas tus metas, aprovechando mejor tu tiempo para ser más productivo, podemos ayudarte, ya sea de forma personal o por grupos. Inscríbete en el curso "Organízate con tu agenda, tu tiempo y tus actividades" puedes ver el temario utilizando el botón, aprenderás un valioso sistema.